martes, 30 de octubre de 2007

MONUMENTO DEL LLANO AMARILLO



FRANCISCO SÁNCHEZ MONTOYA

CUANDO SE TRASLADÓ A CEUTA, DESDE EL VALLE DE KETAMA (MARRUECOS), EN MAYO DE 1962, SE ALTERÓ LA FECHA AÑADIÉNDOLE ALGUNOS SÍMBOLOS

Ante el proyecto de la ley de la Memoria Histórica y los cambios que se recomienda realizar en Ceuta, entre otros símbolos, tenemos el monumento del Llano Amarillo, inaugurado en el valle de Ketama (Marruecos) el 12 de julio de 1940, para conmemorar las maniobras militares celebradas entre el 5 y el 12 de julio de 1936, organizada por el Gobierno de la Republica. En la cordillera del Rif, se reunieron entre 15.000 y 18.000 hombres. Con posterioridad fue trasladado a Ceuta en mayo de 1962.

Este monolito tendría una muy fácil aplicación de la futura Ley, con el sólo cambio del día, 12 en lugar de 17, y la retirada de algunos agregados que se les talló, quedando zanjado este voluminoso monumento, y pasaría a ser un monumento a unas maniobras militares y no una exaltación de la sublevación como figura hoy en día. Conservando el citado monumento dado su carácter arquitectónico y patrimonial de cierta importancia. También sería conveniente para la aplicación de la Ley en Ceuta se forme una comisión entre Delegación del Gobierno, Ciudad Autónoma y estamento Eclesiástico, donde debe imperar el sentido común, lejos de crispación.

El citado monumento del Llano Amarillo en Ceuta, como bien escribió Bravo Nieto, es una de las obras más emblemática y tal vez la más conocida fuera del ámbito de la ciudad. Se trata de un amplio conjunto monumental constituido por una escalinata en varios niveles que permitía una ascensión, tanto física como visual hacia el monolito de 15 metros de alto que formaba el núcleo fundamental de la obra con una elaboración de imágenes procedentes de varias corrientes, aunque primaban las futuristas. El monolito asume una imagen muy geométrica y a la vez dinámica, rematada en una fuerte curva bajo la que sitúa el escudo nacionalista y sendos cuerpos a modo de alas. Este monumento se convirtió desde su traslado a Ceuta en un símbolo del régimen, donde se celebraron homenajes y exaltación del 18 de julio, también fue ampliamente representado en fotografías y pinturas, como las realizadas por Mariano Bertuchi

El Monumento fue obra del arquitecto Francisco Herranz, cursó sus estudios en la Escuela de Arquitectura de Madrid. El 13 de octubre de 1924 fue nombrado arquitecto municipal de la ciudad de Zamora, allí realizó el anteproyecto del Plan General de Ensanche de esta ciudad. Su trabajo en Zamora terminó cuando fue nombrado en 1929 arquitecto de Construcciones Civiles de Obras Públicas y Minas de la Alta Comisaría de España en Marruecos. Durante estos años realizó múltiples obras en Melilla, debido a que su trabajo diario lo desempeñaba en la vecina ciudad marroquí de Dador. El estallido de la Guerra Civil Española provocó el traslado de Hernanz a Tetuán. Debido a sus problemas de salud, el arquitecto abandonó repetidamente su puesto en la ciudad marroquí para desplazarse a la península. Finalmente, en junio de 1944, Hernanz pidió un año de excedencia y tras agotar ese plazo se asentó definitivamente en Madrid. De quien también se puede destacar su obra en Castillejos (Marruecos) donde construyó en 1939 la iglesia de Nuestra Señora del Carmen


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

EL 24 DE ABRIL DE 1963, IBÁÑEZ TRUJILLO, ALCALDE Y JEFE PROVINCIAL DEL MOVIMIENTO RECEPCIONÓ EL MONUMENTO.

Tras la Independencia de Marruecos, se trasladó el Monumento a Ceuta, un centenar de camiones participaron en el transporte. El 26 de mayo de 1962, el Alcalde Ibáñez Trujillo y el teniente general Galera, Gobernador y Jefe del Ejercito del Norte de África, colocan la primera piedra. Firmaron el inicio de las obras, siendo el acta depositada en el interior de una caja de plomo con una colección de monedas y ejemplares de los periódicos El Faro de Ceuta, Arriba y ABC. Se une a la existencia ya en el interior de esta misma caja colocada en la fecha correspondiente de la misma ceremonia en 1940, los diarios ABC, Gaceta de África, Telegrama del Rif y el Faro.

El desmontaje del monumento en el valle de Ketama se comenzó el 26 de diciembre de 1961, finalizando el 3 de febrero de 1962, el desmonte fue dirigido por el comandante Vianor Escalante. Fueron dos mil novecientas piedras con un total de trescientas toneladas, terminándose el 15 de septiembre y el 24 de abril de 1963, se llevó a cabo la inauguración del monumento donde el alcalde y jefe provincial del Movimiento Ibáñez Trujillo, firmó el acta donde se cedía el citado monolito a la ciudad, realizada por parte del teniente coronel Alfredo Erquicia, gobernador militar. El alcalde y jefe provincial del Movimiento Ibáñez Trujillo, envio un telegrama a Franco, mostrándole “su firme e inquebrantable adhesión y lealtad”.

El acta de cesión al Ayuntamiento de Ceuta, por parte del ministro del ejecito lo leyó el jefe del estado mayor del ejercito del Norte de África, Luis Cano Portal: “Tengo el honor de comunicar a que de acuerdo con la propuesta formulada en su escrito de fecha 8 de diciembre de 1962 se autoriza la entrega del monumento del Llano Amarillo al Municipio de Ceuta, a cuyo cargo correrán las obras correspondientes a las obras de urbanización del citado monumento”.

Con anterioridad al acto de entrega del Monumento se hallaba formada una compañía del Tercio Duque de Alba II de la Legión con bandera y música y una centuria de las organizaciones juveniles de Falange.


+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

EN 1958, PRIMERAS PINTADAS EN EL MONUMENTO RECLAMANDO AMNISTÍA Y LIBERTAD
Este monumento en varias ocasiones ha sido pantalla de reivindicaciones sociales y políticas. La primera pintada reivindicativa de libertades contra el régimen se llevó a cabo en 1958, cuando el monumento todavía estaba en la zona de Ketama (Marruecos). Del Pino, cuenta… En la península el partido comunista llevaba a cabo allá por 1958 una importante campaña a favor de la liberación de los presos políticos y por la democracia. Andréu un conocido exiliado entró en contacto con el grupo del PCE de Tánger y les propuso llevar a cabo una acción simbólica que recordase a todos los confiados tangerinos que sus compatriotas de la Península luchaban todavía por la libertad. Decidieron que las mayores repercusiones se podían alcanzar con una acción contra lo que a su vez representaba el mayor símbolo del franquismo, el monumento del Llano Amarillo, en Ketama.

Estudiada la acción, una madrugada, cinco miembros del partido comunista de Tánger, Mendizábal, Guía, Ávila, Pedreira y Manolo “el pastelero”, tomaron asiento en el Opel del primero, cubiertos de guardapolvos grises, transportando grandes botes de pintura y brochas en el maletero, y se dirigieron al Llano Amarillo para dejar en el monumento pintadas reclamando Amnistía y Libertad para los presos políticos. El conductor del coche dejó a los otros cuatro al pie del objetivo y se marchó para no llamar la atención de la Gendarmería marroquí próxima, con la intención de regresar media hora después a recogerles. La operación estuvo a punto de fracasar porque los “complotados” no podían abrir las latas de pintura. Cuando al fin lo lograron, el automóvil que debía recogerles estaba a punto de regresar, así es que las pintadas tuvieron que ser hechas a toda prisa lo cual contribuyó a empeorar el estado en que quedó el obelisco. Y hace escasamente dos años el monumento tuvo una nueva pintada reivindicativa, publicada en el diario El Faro el día 18 de agosto del 2005. Los autores reclaman la supresión de los símbolos del régimen franquista que quedan en las calles con leyendas como ‘No monumentos fascistas’ y ‘No más recuerdos de la barbarie’.

1 comentario:

EDICIONES LIBROS CEUTA dijo...

Email de Francisco Sánchez Montoya:
fsanchezmontoya@hotmail.com